Entonces tienes esos momentos para pensar, excavar en lo más profundo de tu mente y dialogar con tu ser interior. …

Empezar algo nuevo a lo que no estoy acostumbrado o reforzar lo que sé hacer muy bien para emprender y tener las cosas bajo mi mando, dime tu…

¿Y SI EL MIEDO SOLO FUERA UN SENTIMIENTO?

Piénsalo ¿a qué tienes miedo?

Probablemente sea una mezcla de cosas: a fracasar, a no estar a la altura, a arrepentirte, a las críticas de los demás…

Todo esto es totalmente normal cuando empiezas algo nuevo, pero nada de eso es real, son solo sentimientos y pensamientos en tu mente.

A nosotros la verdad que nunca nos han importado mucho las críticas de los demás y por si te sirve de ayuda, no nos hemos arrepentido de momento de nuestra decisión.

Pero cómo sabemos que normalmente no es fácil tomar este tipo de decisiones, te voy a dar a continuación una serie de claves que esperamos que te ayuden a cambiar de vida o empezar algo nuevo:

1. Asume tu responsabilidad (sé pro activo)

Nadie va a hacerlo por ti, eres tú el único responsable de tus objetivos y de tu vida.

2. Identifica tu por qué para mantener la motivación

Pregúntate por qué quieres hacerlo, porque esa razón va a ser el motor que te impulse cuando no tengas fuerzas, cuando dudes o cuando quieras tirar la toalla.

Visualizarte habiéndolo conseguido.

En nuestro caso nuestro por qué era la libertad, tener nosotros el control de nuestro propio estilo de vida para poder hacer con nuestro tiempo lo que queremos de verdad.

3. Busca Información, conecta y prueba antes de lanzarte

Una de las razones del miedo a empezar suele ser la falta de información. No tienes que lanzarte al vacío y ver qué pasará después.

Investiga, busca información y conecta con gente que ya lo haya conseguido. No eres el primero ni el último que se enfrenta a lo que sea que quieras hacer. Empieza a probar poco a poco y ve ganando confianza con metas pequeñas.

4. Visualiza el peor y el mejor escenario

¿Que pasa si todo va mal? ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Y si todo va bien? ¿Qué es lo mejor que puede pasar?

Visualiza el peor y mejor caso y compáralos.

Probablemente te des cuenta de que es más lo que ganas si todo sale bien, que lo que pierdes si sale mal. Incluso si sale mal, te servirá para tener más experiencia y habrás aprendido muchas cosas que te servirán para la próxima vez.

5. Visualizarte en el futuro sin haberlo conseguido

Parece una contradicción pero, hazlo.

Visualizarte siendo anciano, siendo ya mayor, y arrepintiéndote de las cosas que no hiciste. Seguramente sea de lo más doloroso que hay porque ya no puedes volver atrás, ya no hay otra oportunidad.

Creo que esa visualización te servirá y te dará las fuerzas necesarias para, por lo menos, intentarlo.

6. No le des tantas vueltas

Al final, después de darle mil vueltas puede que sientas que estás en el mismo punto y sigues sin decidirte. Llega un momento que ya solo depende de tí, tienes que arriesgarte y dejar atrás las creencias limitantes y afrontar esos miedos.

Confía en ti, confía en que tienes los suficientes recursos como para buscarte la vida y salir adelante en cualquier situación.

7. Traza un Plan, Escríbelo y Ejecútalo

¿Cuál es el objetivo final? Piensa qué tienes que hacer. Anota cada acción concreta que se te ocurra para llevar a cabo tu objetivo.
¿Qué es lo primero que tengo que hacer? ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Y luego?

¿Qué piensas hacer?

Anuncios